Izamiento de la Bandera DISTRITO DE HUAROCHIRI
"Rinconcito del Perú"
  
HUAROCHIRÍ, PERÚ
www.huarochiriperu.com
Nuestro Gobierno Distrital
Es desde luego alentador que la gente huarochirana vaya despertando del delirio populista que lo llevó al atraso por la torpeza de los alcaldes anteriores. Sin embargo, aun han apoyado a personas tan ineficientes como el presente. El presente alcalde ha llegado a la alcaldía respetando las formas democráticas que el electorado huarochirano avaló y legitimó con sus votos. En teoría, esto lo permite permanecer como alcalde hasta las próximas elecciones, tiempo más que suficiente para aprender ceñir a las reglas del progreso para no retroceder a los niveles económicos del atraso.

Estoy consiente por los argumentos del alcalde de la Municipalidad Distrital de Huarochiri que justifica que el tiempo de las principales necesidades para implementar sus planes y establecer nuevas estrategias, aún siguen su trayecto. Entiendo que su insistencia en que la verdadera prueba de su capacidad de progreso con las necesidades de su distrito no se va a materializar durante la noche a la mañana. Esto lleva su tiempo. Pero no es aceptable desde el punto de vista de los ciudadanos críticos y progresistas, porque han pasado casi dos años de su mandato, para lo cual nada podría ser tan dañino para Huarochiri.

Para un hombre inteligente, que sigue mostrando un tono obstinado de la sordera a las realidades políticas de la vida de un puesto de gran responsabilidad. El alcalde tiene que empezar a un entrenamiento del oído para escuchar bien, ya desde el año pasado. Mucho me temo que el alcalde no haya anticipado el daño que le está causando a los huarochiranos con la intolerancia de la crítica. Esta actitud le ha enajenado la adhesión de los huarochiranos residentes en Lima, es decir de personas que deberían constituir los cimientos del progreso.

Al parecer, su mente está fallando o no toma en cuenta que algunos de sus predecesores pasaron como un desfile de ladrones, de fracasos o casos de dejadez, donde funcionarios de esta índole desmoraliza y anula el espirito de la posición del alcalde. Hay que decirlo en alta voz para que oigan la gente que han sido víctimas: Primero, de un alcalde por el desfalco de su contador, que a cambio de no ser denunciado penalmente da en dación de pago una casa ubicada en la Av. García Naranjo – La Victoria, Segundo de otro alcalde por la desaparición de más de seis mil bolsas de cemento. Lo importante, en todo caso, estos asuntos se debería dar una prioridad para resolver; y Tercero la deuda que tiene la Empresa Municipal de Servicios Múltiples de Huarochirí que asciende a la suma de más de  S/.86,0000.00, aún sin resolver. El alcalde es el representante legal de defender y cautelar los derechos e intereses de la municipalidad.

La historia de la política de la Municipalidad ha sido turbulenta, que nos tiene preocupados y nos deja a todos un poco hipersensibles, que con el más remoto sonido de escándalo o fallo nos afecta. Se tiene que tratar de recuperar por todos los medios legales, tanto el desfalco, como también la desaparición de seis mil bolsas de cemento. El alcalde tiene que entender que sus acciones no estén en conflicto con el deber de proporcionar a los ciudadanos de Huarochirí con un gobierno distrital abierto, honesto y transparente.

Desde el principio, la estrategia Municipal era elemental para responder a estos errores con más errores, para que la población sepa a lo que se arriesga con los cambios que no estaban dando buenos resultados. Con esta filosofía se abría la puerta de retroceso al pasado, que se sumaba, en muchos casos, a la ineficiencia hasta para hacer pagos de arbitrios. Esto deja claro y explica por qué el Gerente Municipal y otros empleados han sido despedidos o han renunciado. Se cree que el nuevo alcalde estaba en el proceso de formar un nuevo equipo, quizás con personas de su confianza, tal como pasa en el gobierno central cuando un nuevo presidente es electo y un nuevo partido llega al poder. Esta práctica en el Perú es como dos gotas de agua, porque quienes ocupan el gobierno se apoderan de la gestión estatal y disponen de sus resortes a su antojo. Esto genera confusión, dudas y desconfianza en las mentes de los ciudadanos. Esto es una situación politiquera que impide la continuidad, en vez del mejoramiento a los servicios públicos, impacta negativamente en las operaciones distritales y, sobre todo, se deteriora la imagen de la Municipalidad. El Alcalde no puede asumir todos los cargos municipales; tiene que delegar funciones con personas profesionales capacitadas para que tenga una buena gestión municipal.

Para que la Municipalidad sea eficiente en sus operaciones y servicios necesita de un gerente con experiencia, porque el alcalde es el dirigente institucional y es un líder electo, y, como se dice en Perú, es necesario de un técnico como un apoyo eficiente. En una ciudad con personalidad, la administración municipal está bajo la dirección y responsabilidad del Gerente Municipal, funcionario de confianza a tiempo completa y dedicación exclusiva, designado por el alcalde, quien puede cesarlo poniendo en práctica los principios de la tolerancia. El Gerente Municipal también puede ser cesado mediante acuerdo del concejo municipal adoptado por los regidores.

El alcalde, en cambio, ha mostrado una determinación inquebrantable para imponer un rígido conjunto de prácticas diseñadas para no responder a sus críticos con una estricta sordera. Esto también impacta y provoca a la clase de ciudadanos dedicados, inspirando al apoyo Municipal del Distrito que necesita para identificar, alentar y apoyar. También tiene que reconocer que no todas las críticas son negativas, sino que se traduce en alentar a la población huarochirana.

En el mes de abril del 2011, el alcalde del distrito de Huarochirí ha recibido una donación de una casa que fue donado por los hermanos Cajahuaringa: Isaac y esposa Filomena, Idelfonso y esposa René, Alipio y esposa Mercedes para una Biblioteca Municipal. En el 2013, el alcalde tiene la oportunidad de instalar dicha biblioteca. La manera de cómo un pueblo se fortalece y desarrolla su cultura es abriendo sus puertas y ventanas, bien abiertas, a todas las corrientes intelectuales, científicas y artísticas, estimulando la circulación libre de las ideas, vengan de donde vengan, de manera que la tradición y las experiencias propias sean constantemente puestas a prueba, y sean corregidas, completadas y enriquecidas por quienes, en otros lugares y diferente circunstancias, comparten con nosotros a través de libros y publicaciones en una biblioteca también abierta para todos. Solo así, sometida a este reto y aliento constante, desarrollaremos nuestra cultura auténtica, la mejor herramienta de nuestro progreso económico y social.

El problema es que el municipio de Huarochirí ha sufrido demasiadas promesas sobrevaloradas, decepciones y mea culpa a seguir poniendo al día con el mismo error. Ya hemos pasado por algunas cosas que hemos visto con angustia creciente en esta ciudad. No es justo ni es correcto. Lo que todos queremos no es una promesa gloriosa de que vamos por el camino dorado a la perfección. Sólo tenemos que estar seguros de que esta vez, al menos, no estamos en el mismo camino ya que hemos recorrido tantas veces.

No sé si estos desafíos hubieran sido capaces de quebrantar la voluntad y la firmeza de la gente de otro pueblo, pero aun, al fondo hay sitio para hacer reajustes y cambios, porque a pesar de todo, el distrito de Huarochirí está de pie. Está de pie, porque los huarochiranos somos un pueblo fuerte, perseverante en la esperanza, en la solidaridad. Porque somos un pueblo que tiene valores y principios, que cree en la familia, en la libertad, en la justicia, en la democracia y en el amor a los demás. En valores que son fuertes como la roca. Y es por ello, Sr. Alcalde, deseamos que sus funciones sean fructíferas y nos llene de alegría en momentos de gran tribulación.

Se ha dicho muchas veces que la honestidad es la mejor política aunque, de todas formas, la honestidad no siempre es equivalente a la verdad. La verdad es que tengo el mayor respeto por la posición del alcalde, porque es una posición honorable a quien puedo comunicarme con absoluta sinceridad  y objetividad. Es cierto que el señor Guillermo Cuéllar Yacsavilca, quien deja de ser alcalde el fin del mes de Julio de 2015,  debe sentirse muy orgulloso por sus logros personales, pero como alcalde ha realizado cambios en la histórica “Plazuela Mariscal Sucre”, en particular al Obelisco a Jorge Washington, dejando  un sabor amorgo en el patriotismo de sus donantes y residentes huarochiranos en Estados Unidos. Con estas acciones en la Plazuela Sucre, ha contaminado el panorama del distrito de Huarochirí. Ha mentido a sus amigos, quienes lo apoyaban fielmente, indicando que lo corregirá, pero ahora están convencido que nunca ha tenido la intención de hacerlo. Se le dio la oportunidad de corregir y volver al diseño original de maneras que no podemos, en el futuro, hacer cambios a los sitios históricos sin tener el permiso de sus donantes y de la gente en general.

Es un hecho que las cosas de mi pueblo me exasperan o me exaltan más y que lo que ocurre o deja de ocurrir en el me concierne de una manera intima e inevitable. Es posible que si hiciera un balance, resultaría que, a la hora de escribir, lo que tengo más presente de mi tierra natal Huarochirí son sus defectos y mentiras de sus gobernantes. Pero creo que, debajo de estas críticas, aliento una solidaridad profunda.


Pedro P. Inga Huaringa
Dallas, Julio del 2015.

Actualizado: Julio 2015
GOBIERNO DISTRITAL

De acuerdo con la Ley Orgánica de Municipalidades, el Gobierno Distrital de Huarochiri es representado por un Alcalde y cinco regidores, que tienen como responsabilidad el desarrollo urbano, economía y finanzas, comunicaciones, transportes, desarrollo humano, restos arqueológicos, turismo, costumbres y fiestas. Además, con recursos técnicos y financieros, sus funciones primarios son proveer servicios de agua y desagüe, escuelas, bibliotecas, servicios de protección de la población como policías y bomberos. Otras funciones son proveer y hacer cumplir la ley.

191 ANIVERSARIO DE LA PROVINCIA DE HUAROCHIRI

La Alcaldesas de Huarochiry y Lima

En el 191 Aniversario de Huarochirí en el Congreso de la Republica.

La provincia de Huarochiri celebró el 191 Aniversario de su Creación Política en el Congreso de la Republica encabezada por su alcaldesa, la Dra. Rosa Vásquez Cuadrado, con la asistencia del Presidente del Congreso Dr. Víctor Isla Rojas, la alcaldesa de Lima Susana Villarán, el Presidente Regional Javier Alvarado Gonzales del valle, veinticuatro alcaldes distritales entre otras personalidades. Sin embargo, el alcalde de Huarochirí estaba desaparecido del combate para relacionarse y apoyar el desarrollo de la Provincia de Huarochiri. Una política mezquina, porque antepone a los intereses de su distrito.

COOPERACION ENTRE DOS HONORABLES ALCALDESAS

Danzantes escolares
Rosa Vásquez Cuadrado y Susana Villarán

Con el espíritu de cooperación, la alcaldesa de Lima Susana Villarán reconoció la importancia de la Provincia de Huarochiri sobre asuntos que beneficia a Lima Metropolitana y juntamente con la alcalde de Huarochiri se comprometen resolver problemas pendientes entre las dos provincias, y declaró “entre mujeres nos entendemos y solucionaremos juntas los problemas que nos impactan.

EN LA PLAZA SIMÓN BOLÍVAR

Danza Las Curcuchas
Danza tradicional huarochirana.

Al finalizar la ceremonia, la alcaldesa Rosa Vásquez invitó a las autoridades y ciudadanos presentes a trasladarse a la Plaza Simón Bolívar donde estaba programado una recepción, y luego se disfrutó de una gran variedad de danzas folclóricas típicas de la provincia de Huarochiri, con sus respectivas orquestas y bandas de músicos. Los danzantes invitaron a los presentes a formar parte de las danzas de la presentación.